Tag Archives: falta de deseo y muerte en la cama lésbica

El sexo como anexo

EL SEXO COMO ANEXO.
NOS QUEREMOS PERO NO NOS DESEAMOS.

“Somos dos chicas de 28 y 31 años y llevamos 5 años de relación. Tenemos dificultades para tener relaciones sexuales desde hace más de 2 años y ahora apenas nos tocamos. Nos queremos muchísimo así que no pensamos que sea un problema de la relación pero pensamos que nos gustaría disfrutar juntas y sentir mucho más deseo. ¿Qué podemos hacer?”…
Esta es una de las demandas que nos encontramos cada vez con más frecuencia en las Consultas de Sexología. Parejas de mujeres con años de relación estable en las que el Deseo y la Amatoria se han dificultado hasta el punto en algunos casos de dejar de existir.
Nos parece interesante reflexionar sobre esta realidad intentado ver cuáles pueden ser los elementos que dificultan o boicotean el DESEO ENTRE MUJERES y cuales serían los antídotos o Fortalecedores de esa Amatoria o ArsAmandi.
Nuestro acercamiento al tema es desde la Sexología Sustantiva de la Diversidad que contempla todas las formas posibles de amarnos y encontrarnos desde un cultivo de esas mismas posibilidades. Y desde la misma que no sucede lo mismo cuando se encuentran un hombre y una mujer, o dos hombres o como es el caso que nos ocupa, dos mujeres.
Dos sexos mujer con dos vivencias y experiencias más masculinas o más femeninas que se unen para expresar una sexualidad que se encuentra, se reconoce y a veces también se separa. ¿Por qué ocurre esto?
Vayamos con los BOICOTEADORES.

• FUSIÓN / CONFUSIÓN: Desear y querer son dos cosas diferentes que no restan ni compiten entre ellas pero a veces se confunden.
• Falta de peso de LO ERÓTICO frente a LO RELACIONAL en la pareja. Deseo Evanescente. Deseo en Segundo Plano. Como algo que se conecta con nuestro ser mujer.
• Gestión reactiva de los Noes, de los Rechazos. Los tiempos y los ritmos son diferentes en cada una y nos cuesta verlo.
• Inhibiciones y pudores. El pudor cabe en el escenario del deseo y ha de ser bienvenido, pero la vergüenza que nos bloquea ha de ser liberada.
• La cama como un Campo de Batalla. Luchas de poder y venganzas en el campo del Deseo. A veces las mujeres nos llevamos a la cama nuestros enfados, nuestros desencuentros y entonces el cuerpo no responde porque se ha contagiado del malestar silencioso. Resolvámoslos antes.
• Falta de Trabajo de Seducción y de Sorpresa. Llevamos un tiempo y parece que ya está todo conquistado y poseído en una sensación de falsa seguridad.
• Simbiosis que anula individualidades. No distancia emocional que a veces me ahoga y no me permite separarme de ti. Si no me separo de ti no te veo y por lo tanto no puedo desearte.
• Falta de presencia. Me voy cuando estoy contigo. Estoy pero no estoy.
• Intromisión de lo doméstico. Prosa frente a Poesía. Exceso de literalidad y de atención a lo evidente y poco a lo sugerido y sugerible.
• Oblibarme a. Cuando me fuerzo a Hacer. Me siento responsable de tu placer y hago lo que tú quieras para contentarte y en realidad eso me descontenta a mí.
• Alteración de la Confianza. Dificultad para el Abandono en la otra.
• Falta de conexión con mi Cuerpo. ¿Deseo yo mi cuerpo? ¿Me siento deseable?
• Dificultades para expresarme como Mujer Deseante.

Y ahora los FORTALECEDORES del Deseo.
Hablamos de aquellos elementos que juegan a nuestro favor y que alimentan nuestro deseo. Aquellos que hacen que nuestro ArsAmandi o Amatoria fluyan y vuelvan a ser un espacio de disfrute y de sentirnos bien juntas, de colmarnos y de sentir satisfacción con una misma y con mi pareja. Estos son algunos de ellos:
• NOMBRAR el DESEO. MATERIALIZARLO, EXPRESARLO a través del lenguaje tanto verbal como no verbal.
• PARAR LA MENTE. Tiempo fuera cuando me estoy yendo. Sacar esos pensamientos y atravesarlos.
• El Deseo como Capítulo Principal: el deseo no es un Anexo en mi vida, en nuestra vida de pareja. Es una base tan importante como la de los afectos que ha de ser igualmente cultivada y mimada.
• Erótica Relacional y Erótica Genital.
• Dedicación a mí y dedicación a mi pareja desde la Presencia.
• Tomar conciencia de mi Pasividad/Actividad y de la de la otra.
• Buscar estímulos, códigos que nos activen a las dos eróticamente.
• Juego del SENSAR. Ahondar en el Mapa Erótico de cada una.
• Sentir nuestros cuerpos. Cuidarlos y Amarlos. Posesión positiva de una misma y de la otra.

Darme/ darnos permiso para EXPERIMENTAR, para ser juntas respetando a la otra y para APRENDER porque todo es nuevo cada día y nada hay más estimulante que sentirme deseada y deseante sin más en ese instante que es el que quiero vivir. Contigo.

Read more