Tag Archives: Consumo de Parejas

Estaciones de paso

andenes¿Por qué no se quedaron…? Se preguntaba Malena.

Ángel no se quedó porque sólo quería elegir él.

Samu no se quedó porque se conformaba con complacerla.

Eduardo no se quedó porque la diseñó previamente y ella no se adaptó a su sueño.

Rober no se quedó porque se cansó de esperarla en un mundo en el que sólo existía ella.

Santi no se quedó porque su futuro estaba a 3.000 km y pudo más que su presente cercano.

Víctor no se quedó porque le bastó con poseer su cuerpo y lo tuvo.

Iván no se quedó porque necesitaba amarla sin condiciones.

Enrique no se quedó porque le exigió una absoluta ausencia de intimidad.

Isra no se quedó porque se sentía pequeño a su lado.

Mario no se quedó porque sólo quería ser su maestro.

Y Ernesto no se quedó porque ella le abrió una puerta infranqueable que no fue capaz de atravesar.

…y Malena fue despidiendo a cada uno de su vida, unas veces con tristeza, otras con decepción y casi todas con una amargura infinita que todo lo ocupaba.

Y sintió mucho frío por dentro, tanto que le quemaba. Hasta que decidió parar, parar y descansar y dejar de esperar y de buscar. Y entendió que todo lo que ocurría fuera era un reflejo de lo que ella tenía dentro. Que aquella era una partida perdida y que tocaba cambiar de juego, o dejar de jugar.

Y dejó de irse y se quedó consigo misma. Tranquila, serena, dispuesta a soltar y a construirse desde cero. Todo el poder estaba en ella y no había hecho sino perderse en tantas experiencias. Ella era su destino, su tren y su camino.

Y cuando aprendiera a sentirse cómoda en ese tren entonces estaría dispuesta y disponible para compartirlo con otros compañeros, de viaje y de vida.

¡¡¡Bendito destino!!!

Read more