Miedo a perdernos (1)

Hay personas que tienen miedo a perderse cuando están en pareja. Les gusta dar y recibir pero lo justo y a su ritmo, cuando ellos quieren y de la forma que quieren. Unos deciden ejercer de salvadores, otros de padres, otros de yo sólo pasaba por aquí…

Necesitan sentir que controlan, están al mando del timón. Si les das algo nuevo puede que se bloqueen, si les comunicas tus sentimientos se paralizan y si les dices que quieres más directamente se aíslan.

Puede que tenga que ver con una dificultad en expresar sus sentimientos, alexitimia como dirían algunos colegas. Otros les tildarían de personas hiper controladoras , qué más da la etiqueta… yo creo que simplemente tienen miedo.

En su mente construyeron día tras día unos esquemas de comportamiento sobre cómo deben ser las cosas para sentirse seguros. Trazaron su zona de confort o de seguridad y se instalaron a vivir en ella por siempre jamás.

Pero la vida es sorpresa es cambio y movimiento. Viene la vida y te toca y empiezas a sentir algo nuevo o alguien nuevo siente algo por ti y entonces… tocada! Qué hacer? Cierro compuertas, esto no es para mí, lo siento pero no sé cómo manejarlo así que es mejor dejarlo pasar…

Para la persona que está a su lado la experiencia puede ser frustrante. No puedo acercarme a él/ella, no puedo comunicarle lo que siento, no me deja ¿qué puedo hacer? Respetarla y permitirle ser como es, aceptarla y demostrárselo. Respirar con ella y hacerle saber lo que sientes pero no con intención de cambiar nada sino expresando tu deseo de estar ahí.

El que lo vive en primera persona, el que está ahí dentro de su burbuja lo está pasando mal. Le gustaría dar el salto pero no sabe cómo hacerlo. Necesita aprender a confiar en sí mismo y asumir que en la vida son muchas más las incertidumbres que las certezas.

El problema no es el miedo a perderse en el otro sino el conflicto que hemos generado en nuestro interior, es lo que nos tiene atrapados

Puede que necesite tiempo, y ver lo que quiere en la vida. Si quiere seguir protegido, evitando posibles daños, o prefiere ir a buscar aquello que desea de verdad. Sentir,  tocar, amar y compartir su fragilidad y la del otro.

Y mientras siento que el suelo tiembla bajo mis pies a la vez empiezo a sentir que soy yo el protagonista de mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *