Category Archives: Relaciones LGTB

¿Hay alguien ahí?

autoerotismo masculinoSergio es un chico gay de 26 años profundamente bello por fuera y por dentro pero él todavía no lo sabe. Su cara apenas expresa nada, sólo la frialdad y el abandono que siente en su interior. “Necesito encontrar gente. Estoy solo. Siento que siempre estaré solo. Nunca me he enamorado y creo que jamás lo conseguiré. Me voy a un after, a una sauna, a la aplicación del móvil, al chat. Vuelve la frustración. Me frustro porque no encuentro lo que quiero. Tengo sexo con desconocidos y cada vez me hace sentir peor”.

Rober tiene 39 años, es homosexual y un ideal de amor romántico que le mantiene vitalmente atrapado. “En mi vida he buscado el amor en todos los lugares: bares, discotecas, saunas, chats… A veces he tenido ganas de llorar en la sauna al verme rodeado de hombres y sentirme solo y ver que mi situación no se correspondía con mi sueño de juventud de encontrar a mi príncipe”.

No estar solo. Conseguir. Necesidad de agradar, de conquistar, de seducir, de reconocerme en la mirada del otro, de excitar y de satisfacer, y el miedo al rechazo, siempre presente.

Puede que haya atracción y morbo, mucho morbo. Puede que exista el deseo y se exprese, puede que se consiga algo de placer, pero la satisfacción no aparece, algo falla en estos encuentros eróticos, algo ocurre en estos escenarios dónde se encuentra lo que no se busca.

Es cierto que los encuentros eróticos entre hombres homosexuales responden a patrones de atracción y encuentro sexual en los que a veces poca cabida tienen los afectos. Pero también es cierto que a veces esos mismos hombres tienen un deseo de vincularse y de fusionarse a través de unos sentimientos y no resulta fácil.

El deseo de ser pareja y de vivirse en pareja nos llega a todos como seres sexuados que somos independientemente de nuestra orientación. Puede que existan unos hábitos y unos códigos de encuentro en el caso de los hombres gays pero también está ahí el anhelo de compartirse y vivir una intimidad conjunta y a lo mejor se trata simplemente de eso. Como siempre, de reconocerlo, aceptarlo y de ir a por ello.

No se trata de búsquedas compulsivas sino de encuentros deseados. No se trata de rellenar vacíos, ni de hallar príncipes perdidos sino de encontrarse a sí mismos. Hombres, decididos, deseantes, que se quieren compartir por la dicha de hacerlo y que permiten reconocer todos sus sentimientos y sus deseos que son suyos.

Hombres que ya no se pierden entre los demás atrapados por su amargura porque ya no necesitan perderse. El foco ya no está fuera sino dentro de sí mismos y como tal se saben que todo lo tienen. Y las conductas que vengan y las experiencias que tengan serán para enriquecerles y confirmarles en su amor y en su pasión por la vida. Hombres que se aman y que desean amar… qué mejor punto de partida.

Read more