Amantes con-tacto

Tengo 46 años, estoy en la mejor etapa de mi vida. Me enfoco en lo que quiero y me paro a imaginar, visualizar, sentir exactamente lo que deseo.

Deseo un amante….  Concepto muy amplio que ahora paso a definir…  Por que según la ley de la Atracción….  Hay que ser muy preciso y concreto. Visualizar hasta el más mínimo de los detalles…  no dejar al menos conscientemente nada al azar…  luego ya se encargará el universo de sorprendente (para bien, siempre para bien).

Qué sea más joven que yo….  (ya está bien de ser nosotras las jovencitas). Que tenga un cuerpo atlético (sin pasarse…) Que me resulte tremendamente atractivo ( que me despierte la pasión) y por supuesto que yo le resulte también atractiva. (En lenguaje coloquial… “que me ponga y que le ponga”).

Que me ayude a traspasar mis límites, a sanar creencias herróneas, memorias antiguas y tabúes sexuales.

Qué tengamos sexo salvaje, siiiiiiiii…….  Pero ahora viene  lo mejor….  Que síenta su cuerpo y el mío, que me haga sentir partes de mi que no sabía que existían….  Pero también quiero sentir su alma, su mirada, sus caricias, su ternura, su esencia….

Eso es posible????  Cuando le planteo a alguien algo así…  me dice que es peligroso… por que puedes traspasar la frontera de amante a enamorante……

Y yo me pregunto…  igual que le damos gusto al cuerpo, no le podemos dar gusto al alma? Sin que eso implique tener una relación formal y de todos los días….
Yo para todos los días me tengo a mi y estoy encantanda conmigo…  conozco mis manias, mis virtudes y mis defectos y he aprendido a aceptarlas….

Pero deseo que esos momentos esporádicos-habituales haya contacto, sensualidad, sutilidad, caricias, imaginación, creatividad, todo lo que te lleve a explorar y sentir nuevas experiencias….  Por ejemplo  explorar texturas….  Algo que me encanta es desnudarme tumbada en una alfombra al lado de una chimenea …..  con los ojos vendados y que empiecen a acariciarme con multitud de sensaciones diferentes, (el pelo, el vaho de su boca, una flor, un abaníco, un pañuelo de seda, una pluma, un mezclador de metal….  Arroz deslizándose suavemente por tu cuerpo, arena, agua, hielo….. que juenguen con todos los sentidos… música, crótalos, cuencos, maracas, cascabeles, su voz diciendo mi nombre por cada palmo de mi piel….  Que me estimule el gusto….  Con sabores diferentes… exprimiendo gotas de naranja que resbalan suavemente por mis labios hasta mi garganta, sentir sus labios húmedos y frios (después de haber chupado un hielo) besando mis labios y deslizándose después por todo mi cuerpo, yogur, fresas, miel, chocolate, …  Infinitas posibilidades para explorar el gusto…  y el olfato…  otro tanto de lo mismo…. Se puede jugar con la aromaterapia y todos los efectos, que eso produce….  Puede ser de uno a otro o conjuntamente… Sentir con los ojos cerrados y una música sugerente…  sentir solamente sus manos…  explorarlas, acariciarlas, su tacto, su temperatura… Balancearnos abrazados bien de pie, bien sentadas al ritmo de una música sugerente…  un bailecito sensual, lento, rítmico, sugerente que te vaya llevando a tener más ganas de él y él de ti.

Esto también es sexo… es tan difícil de entender…… y una vez que todos estos juegos se han terminado permanecer juntos, uno al lado del otro, acariciándose, mirándose, besándose pero con besos cortos y sútiles…  esto para mi…  también es sexo o sensualidad, llámalo como quieras, pero lo uno sin lo otro para mi no tiene sentido…  y esto es lo que yo busco en un amante esporádico-habitual…  Utopia?

Fdo. Helena

One Response to “Amantes con-tacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *